Re-Interpretar para crecer

Autor: Miguel Ángel Gurrola Rodríguez,

Königstein, Alemania


Si el conocimiento es el poder para transformar la realidad en la cual estamos inmersos, el arte de interpretar representa un poder que nos permite aprovechar dicho conocimiento para tomar mejores decisiones y generar así mejores condiciones que favorezcan la productividad, el crecimiento y la evolución de la sociedad. Su ejercicio, lo que llamamos el arte de interpretar, proviene de una mente ordenada y bien estructurada que no pierde de vista un propósito muy bien definido que le da sentido a las acciones de quienes la ejercen.



Para transformar nuestra realidad es muy importante darnos cuenta de que el cambio inicia en nosotros mismos, desde el arte del buen pensar. Si somos capaces de re-interpretar la nueva normalidad, podremos cambiar el estado emocional que predetermina nuestro comportamiento bajo la fuerza de la costumbre y de esa manera rendirnos a nuevas emociones y a los nuevos pensamientos que nos ayudarán a re-programar nuestro pensamiento en esta nueva normalidad.


En este sentido, el doctor Joe Dispenza nos da una propuesta interesante cuando afirma:

"Si no estás creando nuevas experiencias, tomando nuevas decisiones, teniendo comportamientos diferentes, pensamientos nuevos, aceptando emociones nuevas, permanecerás en el mismo estado interior que sigue activando el mismo gen de la misma manera, y el gen sigue produciendo la misma proteína, hasta que este empieza a cansarse dando origen a la pérdida de vitalidad y a la aparición de la enfermedad”. - Joe Dispenza

Para lograrlo es importante hacer un alto en el camino para pensar, reflexionar y dar un paso con valentía hacia el acto de re-interpretar nuestra posición ante la nueva normalidad, que significa soltar lo viejo y dejarlo ir para hacer espacio a lo nuevo. Te invito a considerar tres ideas para tu reflexión:



1. Un liderazgo consciente tiene su fundamento en la correcta interpretación de esta nueva normalidad en conexión con un propósito claro.


Una opción poderosa para enfrentar los retos económicos, políticos y sociales, entre muchos otros que estamos enfrentando como sociedad, consiste en enfocarnos en trabajar con los líderes de todas las generaciones para ayudarles a generar una visión atractiva, significativa, que les dé un sentido de trascendencia y claridad de propósito a su rol como líderes. Esta vez necesitamos a todos a bordo, a todo nuestro talento multi-generacional para aprovechar el gran potencial que tiene nuestro país.

Cuándo la orientación al logro de las personas está ligada a un propósito claro, éstas pueden desplegar su potencial de una mejor manera, con una elevada motivación que les permite liberarse paulatinamente de aquellas emociones tóxicas y destructivas, así como de malos hábitos que merman su capacidad de lograr mayores resultados de una manera eficiente. En la medida que seamos capaces de hacer un alto en el camino para obtener claridad y tomar conciencia de la importancia de construir cosas buenas desde nuestro interior, es mucho más probable que éstas se manifiesten en nuestra realidad exterior, ésta que todos llaman la nueva normalidad.



2. Aprovechar las ideas de aquellos que ven una realidad diferente, nos hace más fuertes.


La resistencia de aquellas personas que tienen perspectivas de pensamiento diferentes a las nuestras, representan una gran oportunidad de aprendizaje para nosotros, porque nos llevan a evaluar nuevas alternativas que se fortalecen a partir de la crítica de dichas personas que muchas veces llegamos a considerar como nuestros oponentes. Aquí vale considerar aquella máxima popular que dice:

“si no tienes un buen amigo que te diga tus defectos, págale a tu mejor enemigo por tan noble servicio”.

Y no se trata de aceptar todo lo que nos digan como una verdad absoluta, sino de tener la apertura y la sencillez para escuchar información que pueda ayudarnos a pesar de la incomodidad que nos genere, para aprovecharla a nuestro favor cuando haga sentido. Recordemos que los datos y la información deben de ser tratados con la mayor neutralidad posible en nuestro proceso de análisis y reflexión, porque estos son la base fundamental de una buena interpretación.


El diálogo nos ofrece datos que nos permitirán interpretar mucho mejor el contexto en el cual estamos inmersos en la vida diaria. Nuestro progreso será más consistente a través del tiempo si estamos atentos, motivados, abiertos a escuchar y a explorar nuevas perspectivas que se alimentan de la valiosa aportación de otras personas, tanto las que están de acuerdo como las que están en desacuerdo con nuestras ideas. Lo más importante es que tenemos en todo momento la libertad de elegir aquello que consideramos más conveniente para la realización de nuestro propósito y nuestras metas personales. Para ello, es esencial desarrollar la habilidad de interpretar tanto los riesgos como las oportunidades de la nueva normalidad.




3. Aprovechar el conflicto como una fuente de aprendizaje, ayuda a construir una cultura de trabajo más consciente, saludable y productiva.


El conflicto en las organizaciones suele ser un tema complicado de manejar porque está conectado con aspectos emocionales que pueden inhibir la comunicación entre las personas que las conforman. Entender diferentes puntos de vista implica la habilidad de observar y escuchar con neutralidad de la mejor manera posible, y nos ayuda a entender la situación para construir puentes de comunicación efectivos que nos lleven a encontrar soluciones que privilegien el bien común.


Lo opuesto al conflicto es la cooperación y eso involucra demostrar apertura y respeto a todas las partes involucradas en un conflicto. En esta nueva normalidad han surgido grandes retos que no podrán ser enfrentados de una manera positiva si se evitan los conflictos y no se habla de las diferentes perspectivas en un ambiente de confianza y respeto. Es muy importante ser claros y honestos con uno mismo acerca de nuestras actitudes, creencias, opiniones, prejuicios y soluciones favoritas, porque de esa manera evitaremos tomar decisiones por impulso y de manera automática, perdiendo la oportunidad de enriquecerlas con otros puntos de vista distintos. Esta nueva normalidad exige una mayor calidad en la comunicación, evitando perspectivas limitadas que que no contribuyen a la solución de los problemas, generando una mayor resistencia al cambio en nosotros mismos y aquellos que nos rodean.



En la era del información, la ignorancia es una elección. Aprovechar el acceso a la información que bien aprovechada y después de un proceso consciente de análisis y comprensión, se convertirá en un conocimiento poderoso que nos ayudará a lograr mayores resultados en esta nueva normalidad, porque una buena interpretación nos ayuda a pensar con mayor claridad en medio del caos. El gran enemigo no es un virus, es la distracción que genera confusión y emociones limitantes en nuestro proceso de evolución y crecimiento como personas, organizaciones y sociedad.


Quizás no es un momento para reparar puentes, pero sí una gran oportunidad para construir nuevos que nos lleven a descubrir nuevos caminos.


2018 Conscious Performance GmbH. All Rights Reserved. 

  • White Facebook Icon
  • White LinkedIn Icon
  • White Twitter Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon